miércoles, 22 de noviembre de 2006

MUSICA


La Sencillez de un Grande
-Antonio Tarragó Ros-

El martes 10 de Octubre pasado, otra vez Anahí Sánchez, con Isabel Viudez(excelentísimas senadoras nacionales) pergueñaron un homenaje invalorable para dos chamameseros: Salvador Miqueri y Antonio tarragó Ros. Ciencias humanísticas como la Psicología y la Antropología, han hecho avances muy precisos y valiosos al reconocer en las expresiones del Arte Popular, el camino más genuino para la comprensión de la Cultura de los pueblos (o sea el modo y hábitat de los humanos en el tiempo).
No tengo dudas al aseverar que los genuinos artistas populares, son el emergente REAL de lo que late en el inconsciente colectivo. Estos conceptos buscan un humilde acercamiento al sentido común (patrimonio algo disperso entre los intelectuales...). Y al grano: Antonio Tarragó Ros, hijo, yerno, exmarido y padre de brillantes artistas manifestadores del latido del pueblo, ha recorrido un camino en calidad de verdadero “adelantado”.
...Una tarde de domingo –mate de por medio-entramos al mundo de la comunicación sincera, profunda, reflexiva... cargada de nuestros años y sus contenidos; y –una vez más –tuve la certeza de que: cuando la gente es “buena gente”,el paso del tiempo, “añeja” sus valores...para bien.- Abordamos temas trascendentes: analizamos la política desde la cultura; pesamos el valor de la mística; el precio de la coherencia; y fue tan fructífero ! Otra vez aprendí tanto de la intensa Escuela de Vida que es para ATR cada experiencia...Lo ví y sentí llorar de emoción narrando las experiencias de las últimas Fiestas Populares adonde hizo sonar al unísono del amor por su padre, de a cien acordeones. El más relevante sin dudas fue el escenario de Cosquín Provincia de Córdoba-Argentina, donde se iluminó la ilusión de cien (100)acordeonistas que no se atrevieron a soñar siquiera, semejante experiencia: de la mano delicada y maestra de Antonio Tarragó Ros , y esto...entre la profunda riqueza de un diálogo con alguien para quien, su ser y su hacer,no resisten controversia...
Antonio, viene cursando su historia, desde asumir el rol de “rompehielos”; recurrió a todas las formas y estrategias que la música le ofertara para conseguir que el Chamamé “saliera del patio de atrás” de la música folclórica argentina: No desechó ninguna alternativa... Bandas; instrumentos y percusión no tradicionales; imágen, formas y poesía, fueron su modo de ir envolviendo el oído del País y alrededores (hasta Europa) para lograr que el chamamé fuera considerado un valor activo del Patrimonio Cultural Argentino.
Y como todo proceso científico, fue adentrándose en espacios analíticos, investigativos –a veces dispersos y otros arteros- hasta empezar a manifestar la grandeza del compromiso cuando –circuito cumplido- vuelve a la simpleza de la síntesis. Pero una simpleza profunda, cargada de un rico y meduloso proceso, que en algo así como cuatro décadas de desarrollo creativo ha podido generar.
Como antes les comentaba (impactada..!)El 2003 y albores del 2004 se han visto sorprendidos por la aparición en escena de hasta cien acordeones que, bajo su sabio liderazgo, hipnotizaron la platea de los más grandes festivales argentinos.
Hoy, en pleno proceso de Globalización, su claro estandarte –otra vez más, como un adelantado- enciende y recrea la Glocalización como único sustento de la globalización. Dice: -“Para un nacionalista, no hay nada mejor que otro nacionalista...” Y es cuando está apostando a sustentar la diversidad en el “con qué me comunico”.
Si valorizo mis raíces y gozo mi patrimonio, tengo una oferta para hacerte... Y éste es el verdadero camino de la Globalización (no del poder; sí de los Pueblos).
Si el vasco Kepa Junquera con su trikitrisa desde España, tiene el lenguaje exacto para entrar en idilio con Antonio y su fuelle chamamesero, entonces el Planeta entero –a través de la glocalización- (amor y cultivo de lo propio), entra y se sienta en la cocina de su casa para contarse en global clave local “todo lo que de lo mío te puedo contar...” Aqui esta nuestro patrimonio: Los artistas populares como Ros, son librepensadores creativos a escuchar; es hora de jerarquizar lo que tenemos: lo artístico popular, es el verdadero emergente de lo que cada comarca cultural del Planeta puede mostrar como propio para hacer real la comunicación: Te doy; te escucho; te vivencio; me das; me sientes... Sabemos que si estos valores se toman con hidalguía y humildad, comienza el final de las guerras en el mundo. Y no es poca cosa.-Ahora: seamos responsables del amor por lo nuestro para ofrecerlo en prenda de Paz...
De esto, Antonio Tarragó Ros, sabe mucho.En otra hablo de Don Salvador Miqueri…con estos monstruos, hay que ir de a uno..!!!.-

Marta Chemes
*http://www.ejendugabinete.com.ar

Celebraciònes:
Antonio Tarragó Ros, celebra el 49º aniversario de su natalicio.18-10-57 con distinciones.
1-“Maestro honoris causa” de la carrera de música popular de la universidad de Luján.
2-Distinción por su aporte a la cultura y su lucha por el medio ambiente por el Hororable Senado de la Nación. Junto a Salvador Miqueri.
3-“Condor de oro” a la trayectoria en el Salón de dorado de la Municipalidad de La Plata. Otorgado por la Asociación “Condor de fuego” que preside Eduardo Sprinfield.

“La disticiones te las dan cuando te morís, estas al borde de la muerte. O en el mejor de los casos te dicen “Lo homenajes hay que hacerlos en vida” ¡Socorro! Le dijo Tarragó a Pacho O’Donnell, al ser felicitado por este.”

1 comentario:

enri dijo...

Hace pocos dias tuve oportunidad de compartir una genial mesa debate con Marta Chemes, Pepe Bahamonde y el mismo Antonio en el IUMA, en las jornadas sobre Folklore del Mercosur.
Pude contar mis aportes del psicoanalisis a la cuestion globalizacion, pero lo mejor fué que ahí Tarragó desplegó su verdulera acordeona pero con pensamiento. Eran algunas ideas sobre aquello que refleja esta nota: sobre las minorias culturales, y el retorno a la tradición lo que tiene de diferente esta oportunidad histórica, es que la música puede ser acto de arte y denuncia, sublime y combativa a la vez. Véase sino el canto contra las papeleras de Uruguay y el poder reflejar en el chamame no solo la nostalgia sino la fuerza de lo que queda excluido socialmente.
Gracias Marta y Antonio.

Enrique Acuña